Me beberé tu sangre.

domingo, 11 de enero de 2009

(I Drink Your Blood)
USA, 1970.
Duración: 83 minutos
Director: David E. Durston
Interprtes: Bhaskar, Jadine Wong, Rhonda Fultz, George Patterson

Se dice que la venganza es un plato que se sirve frío, pero para el niño protagonista de este clásico del cine splatter también tiene sabor dulce. Unos pastelitos cuya receta especial son unas gotitas de sangre de perro rabioso serán los desencadenantes de una orgía de sangre, mutilaciones y mucha espuma en una pequeña población.

Perros rabiosos parece querer demostrar con rabiosa insistencia (nunca mejor dicho) a qué época pertenece. La banda de hippies, adoradores de cuarta de Satán que toman LSD, y que escriben la palabra "PIG" (cerdo) en la piel de uno de sus sacrificios humanos remiten sin duda al clan Manson y la masacre perpretada en la mansión de Sharon Tate sólo un año antes del estreno del film. Pero también se puede considerar como una especie de carta astral donde se adivinan los ingredientes que más popularidad tendrán en el género durante la década que inaugura: no sólo el satanismo o el entramado esotérico, sino también el esquema de mujer violada y posterior venganza que populizarán films como I Spit on your Grave y, sobre todo, La última casa a la izquierda, sin olvidar el cine de zombies. Porque los asesinos hidrófobos no son sino una variante del grupo de muertos vivientes hambriento de carne humana y en cuanto el contagio se propaga los protagonistas no tardarán en clavar puertas y ventanas y resguadarse en el sótano.Conceptos como verosimilitud o coherencia, lógica narrativa o incluso las más simples nociones de espacio y tiempo cinematográficos no tienen sentido ni lugar en Perros rabiosos. Se puede considerar como un ejemplo de género gore en estado químicamente puro, pues todo el contenido (la historia, los personajes y sus acciones) tiene como principal objetivo y único sentido un montón de gráficas escenas gore, en las cuales el director se ensaña y regodea con indisimulada dedicación. Con ese aspecto granuloso y descuidado, casi documental, que tanto dominará el género en la década, I Drink Your Blood es un film sólo para goremaníacos. El resto no encontrará ningun valor adicional.

Descárgala aquí.

parte 1



parte 2



parte 3